il miracolo della pasta

il miracolo della pasta

Posted by: on Jul 29, 2011 | No Comments

El milagro de la pasta…¿De donde viene?

La incertidumbre sobre su origen, crea un gran debate, unos dicen que es originaria de Italia, otros dicen que proviene de china, pero jamás se ha llegado a un consenso. Se dice que Marco Polo, la podría haber introducido en Italia al regresar de alguno de sus viajes a Oriente.

Lo que si es bien cierto, es que Italia, es donde la pasta ha alcanzado su máxima expresión. Un dato cierto es, que la combinación entre pasta y salsa de tomate, aparece al Sur de Italia en el siglo XVIII.

La teoría más aceptada, es la simultaneidad de aparición en distintos lugares del planeta, al tratarse de un alimento de sencilla elaboración.

¿Que tiene la pasta?

Los ingredientes básicos para elaborar pasta son: el agua y la sémola de trigo duro. A partir de aquí se le pueden añadir distintos ingredientes: huevo, verduras, suplementos proteínicos, vitaminas, minerales….Pero la base siempre es la misma.

¿Cómo se hace la pasta?

Se trituran los granos, se mezclan con agua, se cuecen y es aquí donde se obtiene una masa comestible. Esta masa se corta y se le da la forma determinada que se quiera obtener: Fideos, Macarrones, Espaguetis, Raviolis, Lasaña…están clasificados 200 clases de pasta.

A diferencia del pan, la pasta no esta fermentada y el trigo que se utiliza son de mejor calidad.

¿Que nos aporta nutricionalmente?

La pasta alimenticia cruda aporta 347 Kcal por 100 g. Su principal nutriente son los hidratos de carbono, seguidos de la proteína y por ultimo un 1,5% de grasas y  minerales.

La composición puede variar un poco, si se les añaden verduras o huevo.

La ración recomendada pesada en crudo es de 80 gramos. Una vez esta cocida la pasta incrementa de volumen y pasan a ser unos 240gr aproximadamente.

Por lo tanto un plato de pasta normal, nos aporta 277 Kcal. Lo más importante para mantener este alimento como saludable, es la manera que lo preparamos y las salsas que le añadimos. 

Frecuencia de consumo

Las pastas deben estar presente ente una y tres veces a la semana,  combinándola con el arroz, las legumbres y las patatas. Su presencia puede ser como plato principal o como guarnición del segundo plato. Es un alimento de alto valor calórico, por lo que hemos de vigilar como lo combinamos. Por ejemplo:

Unos espagueti a la boloñesa: 80 gr de espagueti(crudo), 80 gr de carne picada, 60 gr de sofrito y queso rallado. TOTAL: 589 Kcal 20.9 gr Proteína 31.8 gramos de grasas 55.9 gramos de hidratos carbono

Unos espaguetis a la marinera: 80 gr de espagueti (crudo), 65 gr de atún en lata, 45 gr gambas peladas TOTAL: 413 Kcal 33gr de proteína 4 gramos de grasa 53.3 gramos de hidratos de carbono

Esto nos demuestra que es muy importante la elección de las salsas y de los platos con los que vamos a acompañar este delicioso plato.

 

Viaje gastronómico a cualquier lugar del planeta

Viaje gastronómico a cualquier lugar del planeta

Posted by: on Jul 22, 2011 | No Comments

¡Aleluya! Llegan las ansiadas vacaciones, por fin podemos dejar el ordenador, el móvil, las impresoras, las prisas y el estrés para desconectar de la rutina diaria…Sea cual sea vuestro destino, aprovechar para disfrutar de la gastronomía autóctona del país o región que visitéis.

SLOW FOOD

Posted by: on Jul 18, 2011 | 3 Comments

Vivimos en una sociedad “Fast-life”, todo va acelerado.

Un día común de una persona urbanita común:

Empieza el día: – Ring-Ring.

Suena el despertador (apurando hasta el último minuto, ¡claro!), encender la cafetera, mientras se calienta, corriendo para la ducha de 5 minutos (ni siquiera hay tiempo de tararear la canción del verano), coger el café (ostras, me he quemado), bolso, llaves, gafas…Subir al coche. – ¡Cariño, para un momento en la panadería que me compro algo para desayunar! – ¿Que vas a comprar? – un donut, ¿Quieres uno? – ¡Si, gracias! – Arranca, corre que pierdo el tren. Por fin subidos al tren, ahora 20 minutos de relax (dependiendo de si el tren se para o se retrasa, si has conseguido un asiento, si el personaje de tu lado se ha duchado, si aprovechas para contestar mails desde el móvil…), próxima parada X, ¡esta es! Baja del tren, ensaleras mecánicas (no mejor subo a pie se ha de hacer ejercicio, que no tengo tiempo para ir al gimnasio). Buscas las llaves del despacho (jolín, me he dejado las llaves con las prisas). Picas, entras, te sientas, te preparas y empieza el día laborar: teléfono, reunión, cancelaciones, retrasos….Hora de comer, aun no puedo salir no he acabado, bueno bajo al bar y cojo un bocata, una Coca-Cola y un café para despertarme un poco más, así no pierdo tiempo….teléfono reuniones, retrasos, cancelaciones, excusas… Bueno las 20.00h fin de la jornada laboral (si hay suerte). A coger el tren (señores pasajeros les informamos que hay retrasos de 20 minutos en la línea 1. Aprovechas el retraso para ir a la maquina expendedora y comprar algo para no morir de hambre, por ejemplo unas patatas fritas y unos chicles sin azúcar). Hora de llegada al hogar las 21.30  – Cariño, ¿qué hay para cenar? –Pues no se, ¡no hay nada en la nevera, no hemos tenido tiempo de ir a comprar! ¡Además acabo de llegar ahora mismo!– ¿Pedimos algo? – ¡Si, mejor! ¿Unas pizzas? – Si que tengo una hambre, es que hoy he comido fatal.

Analizando el día de esta persona, que ha hecho: correr todo el día, sin para ni un minuto y alimentarse de la peor manera que sabe. Lo peor que pasa muy a menudo.

Por eso, me gustaría explicaros en que consiste el SLOW FOOD.  Es un cambio de hábitos, de estilos de vida, es una nueva corriente, donde se pretende romper con la idea de: Ir estresado es equivale a ser eficiente. Pues no. Ir estresado es sinónimo de infelicidad.

El nombre de Slow-food viene dado para contrarrestar el nombre de la Fast-food/Comida rápida. Pretende promover una nueva visión de mundo, empezando por una alimentación correcta, consciente, recuperando los sabores y las costumbres tradicionales, enmarcadas en un ambiente acogedor, para poder degustar los placeres que nos ofrecen los alimentos.

El Slow Food, propone: paciencia, comer despacio, respeto a los tiempos, espacios para uno mismo, gastronomía identitaria y alimentación autóctona.

¿Qué beneficios tiene?

–      Favorece la masticación, ayudando a una mejor digestión.

–      Promueve la educación del sentido del gusto. El Slow food incluye sabores suaves y naturales como es el caso del tomate triturado frente al ketchup de la comida rápida. Cuando se abusa de sabores tan intensos, no se aprecian los sabores naturales de la comida tradicional. A esto hay que añadir que los sabores intensos (fast-food) estimulan el apetito y provoca un aumento de la ingesta.

–      La calidad nutritiva de los menús es mucho mejor.

–      Favorece entablar relaciones sociales con otras personas alrededor de la mesa al comer de forma distendida y sin prisas.

Con todo esto, pretendo exponeros que si nos tomamos tiempo, ante todo para comer sea en casa o en el trabajo: comeremos mejor, estaremos mejor nutridos, saborearemos más, nos relacionaremos más y disfrutaremos de un tiempo para desconectar del frenesí del día a día.

Esta corriente la podemos seguir pidiendo comida a domicilio, pero evitando los fast-food, pidiendo a domicilio comida sana, sea autóctona o de otras culturas gastronómicas, pero os aseguro que será mucho más saludable que pedir comida a domicilio a un fast-food.

Hagamos algunos cambios:

–      Desayuno: en lugar de ir a la panadería y comprar un donut, escoger un bocadillo.

–      Comida: en lugar de comprar un bocadillo y una Coca-Cola, llamar a un servicio a domicilio, que te traigan al trabajo un menú coherente.(ahorraras energía y tiempo)

–      Cena: se puede hacer algo rápido y saludable. Siempre ten en casa conservas de verduras o verdura congelada, huevos y yogurt. Puedes hacer espárragos con vinagreta, tortilla francesa con dos tostadas de pan y un yogurt.

Empecemos por cambiar la fast-food por la Slow- food, luego seguiremos con  el resto.

Cada cosa en su momento y cada momento con su cosa